Gastos deducibles en el Impuesto sobre Sociedades

| julio 9, 2015 | 2 Comentarios

Si por algo destaca el Impuesto sobre Sociedades es por su maraña de gastos deducibles que consiguen reducir el tipo efectivo que finalmente pagarán las empresas. Recabamos los más importantes y los resumimos para que tengas claro que sí y qué no puedes desgravar en tu empresa.

El impuesto a las sociedades es un tributo que grava a las personas jurídicas -sociedad, asociación, fundación, etc- que manifiesten su capacidad económica obteniendo una renta. Es decir, es igual que el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas sólo que aplicado a empresas.

Al igual que la declaración de la renta, la normativa del Impuesto a las Sociedades permite que haya una serie de gastos que se pueden deducir de la base imponible, al ser necesarios para conseguir esa renta. Este es un principio mundialmente consagrado con los impuestos de esta clase, que son llamados directos porque el sujeto pasivo del impuesto es justamente aquel que genera la ganancia o riqueza gravada.

gastos-deducibles-en-el-impuesto-sobre-sociedades

En este sentido, los gastos deducibles del impuesto sirven también para que el Estado pueda premiar cierto tipo de inversiones o a ciertas empresas que se supone que serán las que más interesan para la buena marcha económica.

Contabilidad y deducibilidad de gastos

Como es lógico, no todos los gastos son deducibles, pero antes de entrar en cuáles sí y cuáles no, hay que recordar que todo gasto deducible debe reunir una serie de condiciones para poder serlo. 

Los requisitos mínimos de todo gasto para que sea deducible en el Impuesto sobre las sociedades son:

  • Los gastos deben aparecer reflejados contablemente en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio, o en una cuenta de reservas si así lo establece una norma legal o reglamentaria. Todo gasto no contabilizado no será tampoco deducible.
  • Los gastos deben estar justificados, y es un requisito imprescindible para poder deducir el mismo. El criterio administrativo dice que no serán deducibles los gastos y minusvalías que carezcan del soporte documental legalmente exigible: factura completa, factura simplificada (el antiguo ticket o recibo), nóminas, escritura pública, etcétera.
  • La imputación de los ingresos y los gastos deberá hacerse en función de la corriente real de bienes y servicios, con independencia del momento en que se produzca la corriente monetaria o financiera derivada de ellos. Esto significa que el criterio aplicable será el de devengo. Hay casos especiales donde se pueden utilizar otros criterios, como el criterio de caja o pago, el diferimiento de gastos y la anticipación de ingresos. Estos casos se encuentran explicitamente en la normativa.
  • Los gastos deben  realizarse en el ejercicio de la actividad con el objetivo de obtener ingresos, sin que tengan la consideración de liberalidad, en cuyo no caso no sería deducible.

Lo que no se podrá deducir

La ley no enumera los gastos deducibles. De hecho, se aplica un criterio más general según el cuál los gastos que cumplan las prerrogativas anteriores podrán ser susceptibles de desgravar en el Impuesto de Sociedades. Sin embargo, el documento sí que es más específico respecto a aquellos gastos que NO pueden deducirse. Son los siguientes

  • Dividendos y otras formas de retribución a los socios por su participación en el capital social.
  • El gasto del Impuesto a las Sociedades. 
  • Las multas y sanciones penales y administrativas, el recargo de apremio y el recargo por presentación fuera de plazo de declaraciones, liquidaciones y autoliquidaciones.
  • Las amortizaciones y provisiones que excedan de los límites y supuestos señalados en la norma
  • Las pérdidas en el juego.
  • Los gastos por servicios prestados desde paraísos fiscales o pagados a través de personas o entidades allí residentes, salvo que el sujeto pasivo pruebe que el gasto devengado corresponde a una operación o transacción efectivamente realizada.
  • Las dotaciones a provisiones o fondos internos para dar cobertura de contingencias idénticas o análogas a las que son objeto del Texto Refundido de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones.
  • Los donativos y liberalidades, con excepción de los siguientes:

Todos los gastos que cumplan con los requisitos de contabilización, justificación e imputabilidad al ejercicio pueden ser deducidos de la base imponible del impuesto, con la excepción de aquellos enumerados taxativamente por la normativa. Como puedes ver, el criterio es de lo más amplio e interpretable.

deducciones-en-el-impuesto-sobre-sociedades

Deducciones en el Impuesto sobre Sociedades

Con toda esta información, podemos enumerar una serie de gastos que siempre son deducibles del Impuesto a las Sociedades en España. A modo de ejemplo, enumeramos algunos de los más comunes:

  • deducciones por incentivos a la inversión
  • deducciones por actividades de Investigación e Innovación
  • deducciones por gastos de formación profesional
  • deducciones por conservación y mejora del medio ambiente
  • deducciones por inversión en edición de libros, producciones cinematográficas y Bienes de Interés Cultural
  • deducciones por creación de empleo

A partir de ahí, lo que sí hace el la normativa del Impuesto sobre Sociedades es determinar una serie de deducciones que pueden aplicar las empresas en relación a su actividad y que para el ejercicio 2014 son las siguientes:

Las deducciones vigentes en el ejercicio 2014 son las siguientes:

  • Deducción por I+D+i. Permite desgravar el 17% de los gastos del personal investigador cualificado para investigación y desarrollo y un 8% de las inversiones realiazadas a excepción de la compra de inmuebles y terrenos.
  • Deducción por inversión de beneficios. Si reiniviertes los beneficios de tu empresa para adquisición de inmobilizado podrás deducir entre el 5% y el 10% de la cuota íntegra. Eso sí, también deberás crear una reserva indisponible por esa cuantía y mantenerla durante 5 años.
  • Deducción por inversiones medioambientales. Si has realizado ajustes y compra de bienes de activo material que mejoren la eficiencia medioambiental de la empresa, podrás desgravar el 8% de la inversión.
  • Deducción por gastos de formación profesional. Podrás desgravar el 1% de los gastos de formación de empleados en nuevas tecnologías de la comunicación y la información, aunque siempre teniendo en cuenta para el cómputo un máximo de la media de gasto de los dos años anteriores.
  • Deducción por creación de empleado para trabajadores con discapacidad. Podrás deducir hasta 9.000 euros por empleado con una minusvalía superior al 33% e inferior al 65% aunque sólo cuando se trate de un aumento de plantilla. En caso de discapacitados con más de 65%, la deducción se eleva a 12.000 euros.
  • Deducciones por creación de empleo. Si contratas a tu primer trabajador con un contrato indefinido de apoyo a los emprendedores y es menor de 30 años, podrás desgravar 3.000 euros.

También te puede interesar

Las Tablas de Amortización en el Impuesto Sobre Sociedades

Cómo pagar menos en el Impuesto de Sociedades con la reforma fiscal

Los tipos del Impuesto sobre Sociedades

¿Puedo deducir el gasto del móvil personal del empleado?

Por ultimo, te acercamos un video muy útil donde explica como se contabiliza el Impuesto sobre Sociedades.

Imagen – Tharakorn Arunothai y Creativa Images en Shutterstock

Tags: , ,

Categoría: Fiscalidad, Impuesto de sociedades

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...

Comentarioss (2)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. diego perez dice:

    En el video no se entiende casi nada. Está leído con mucha prisa.

  2. Pablo dice:

    ¿El impuesto sobre beneficos es deducible en el impuesto de sociedades?
    ¿La sanción por Actas de Inspección de I.V.A. son deducibles en el impuesto de sociedades?

Deja un comentario


Logo FinancialRed