Fiscalidad de los CFDs

| noviembre 16, 2011 | 0 Comentarios

Dentro del apartado de fiscalidad de los productos financieros vamos a abordar en esta ocasión la fiscalidad de los CFDs o contratos por diferencias, una herramienta que permite operar sin necesidad de tener en propiedad la acción subyacente. Su tributación será similar a la de las acciones, aunque con algunos matices que veremos a continuación.

Pero antes de entrar directamente en materia, conviene definir aunque sólo sea de forma somera, que es un CFD. Se trata del acrónimo de contrato por diferencias en inglés y hace referencia a un derivado financiero que permite aprovechar las fluctuaciones de precio de un valor sin tener que ostentar la propiedad del subyacente. Es decir, son acuerdos donde se intercambia la diferencia de valor de cierto activo entre el momento de la apertura y el cierre del contrato y que se liquidan de forma diaria.

La fiscalidad de los CFD suele generar varias dudas sobre la forma y el lugar en el que debemos declarar las ganancias obtenidas. Para simplificar las cosas, podemos compararla con la fiscalidad de las acciones, ya que guardan muchas similitudes. En ambos casos las ganancias o pérdidas se integran en los rendimientos obtenidos por las llamadas rentas del ahorro. Tiene la consideración de ganancia o pérdida patrimonial y tributan al 19% los primeros 6.000 euros y al 21% las cantidades restantes. Sin embargo, a efectos de rellenar la declaración de la renta habrá que incluirlos en la casilla 360 y siguientes como otros elementos patrimoniales y no en el apartado de acciones.

Al igual que ocurre con las acciones, las pérdidas se pueden compensar con las ganancias siempre que se realicen en los cuatro años  siguientes a las mistas. Sin embargo, al tratarse de un instrumento financiero y no una acción, no se verá afectado por la normativa de Antiaplicación de Pérdidas, que viene decirnos que  los títulos homogéneos comprados dos meses antes o dos meses después de vender unos títulos que ya se poseían, en caso de que la venta genere una pérdida, ésta se diferirá hasta el ejercicio en que se vendan las acciones que se han vuelto a adquirir. La consulta vinculante V2076-07 aclara este último punto y algún otro acerca de la fiscalidad de los CFds.

Además, en el caso de los CFD los interes no se computarán como gasto y no se podrán decudir, mientras que los intereses a favor deberán incluirse como intereses bancarios. Por su parte, los dividendos no se computarán como tales, ya que tendrán la consideración de gasto o ingreso ordinario una compensación que del broker o de nosotros al broker en caso de la inversión en cortos.

Por último, conviene tener en cuenta que las operaciones que realicemos en CFds pueden no aparecer reflejadas en el borrador de la declaración de la renta y que habremos de incluirlas después a través, por ejemplo, del Programa Padre.

También te puede interesar:

Imagen – Public Domain Photos

Tags: , , , , ,

Categoría: Fiscalidad

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario


Logo FinancialRed