Fiscalidad de las acciones: cuánto pagarás por tus ganancias en bolsa

| enero 19, 2015 | 8 Comentarios

A la hora de invertir en bolsa no sólo hay que estudiar el mercado para evitar perder dinero, sino también conocer la fiscalidad de las acciones. Como cualquier renta, las ganancias en bolsa también están sujetas al pago de impuestos en la declaración de la renta. Te explicamos las claves para la renta 2014 y tras la reforma fiscal.

La parte más importante de invertir en bolsa es aprender a batir al mercado y al resto de traders. Sin embargo, para sacar el máximo rendimiento a tu actividad inversora también debes saber cómo tributan las acciones en el IRPF porque ahí puede estar la diferencia entre ganar más o menos con una operación, pero también perder mucho o no perder tanto… ¡Vamos a ver cómo!

Como tributan las acciones en la renta

Las acciones se integran a la base imponible del ahorro en la parte correspondiente al rendimiento del capital mobiliario y tributan en función de los tipos del ahorro, que serán los siguientes:


Fiscalidad de las acciones en el IRPF

Sin embargo, conviene precisar que sólo se pagarán impuestos por los beneficios obtenidos. Dicho de otra forma, si pierdes en bolsa no tendrás que pagar impuestos al no producirse ganancias. En cualquier caso, al hablar de ganancias en bolsa conviene diferenciar, por lo menos a efectos de la renta 2014, entre dos tipos distintos:

  • Compra-venta de acciones
  • Los dividendos que se obtienes por las acciones

El primero de los casos referente a la fiscalidad de las acciones es el derivado de una operación bursátil en la que se venden una serie de títulos que se poseen y cuyo resultado puede ser el de obtener una ganancia patrimonial cuando se recupera más de lo que se invirtió o una pérdida patrimonial cuando se recupera menos de lo invertido. El segundo se refiere a los dividendos que la empresas pueden entregar a sus accionistas y que tributan de forma diferente en el IRPF 2014 -el que pagaremos en 2015-.

Dicho esto vamos a ver primero cómo tributan las acciones en el IRPF y después observaremos brevemente la fiscalidad de los dividendos.

Las acciones en el IRPF

Como hemos comentado, al operar con acciones puedes obtener una ganancia patrimonial cuando el resultado es positivo y logras beneficios o una pérdida patrimonial cuando no aciertas y vendes por debajo del precio de compra.

Ganancia patrimonial

Se entiende como ganancia patrimonial la venta de un título bursátil a un precio superior al de la compra y a efectos de la declaración de la renta, sólo se tributará por la ganancia, es decir, por esta diferencia entre el coste de adquisición y el dinero que se recibe al desprenderse del activo. En caso de obtener ganancias, éstas estarán sujetas a una retención de IRPF del 20% en 2015 (en 2014 te habrán retenido un 21%) y del 19% en 2016 y años posterioes.

Conviene recordar que con las acciones, tal y como ocurre con la fiscalidad de los fondos de inversión, sólo habrá que tributar en el momento de la venta de los títulos -dividendos al margen-. Es decir, que por mucho que estén subiendo los títulos no pagaremos hasta que materialicemos esas ganancias vendiendo los títulos, siguiendo así uno de los ‘mantras’ más repetidos en bolsa, según el cual ninguna pérdida o ganancia es tal hasta que se cierra la posición.

Pérdida patrimonial

Se entiende por pérdida patrimonial el cerrar una operación con la venta de las acciones a un precio inferior al de compra. En este caso, no habrá que pagar impuestos ya que no has obtenido beneficio alguno, es más ¡has perdido dinero! Sin embargo, debes incluir estas pérdidas en la declaración de la renta porque  la normativa fiscal permite beneficiarse de ellas y compensarlas con las ganancias obtenidas. ¡Sigue leyendo y te explicaremos cómo!

Compensar ganancias y pérdidas

Ahora que ya sabes que una operación te puede dar ganancias o pérdidas y cómo se denominan éstas, llega el momento de contarte el secreto de la fiscalidad de las acciones: sólo pagarás impuestos por los beneficios totales. Pérdidas y ganancias se integrarán ente ellas de tal forma que si has ganado 1.000 euros por tus operaciones exitosas pero has perdido 500 euros en otras donde no acertaste, sólo  computará la diferencia y sólo tributarás en el IRPF por 500 euros. Además, los tipos del ahorro ni siquiera se aplicarán sobre estos 500 euros, sino que se integrarán con el resto de inversiones, tanto en bolsa como en fondos o con ETfs, por poner dos ejemplos.

El siguiente cuadro resume cómo funcionan las rentas del ahorro en su conjunto (la parte de ganancias y pérdidas es la referida, entre otras, a acciones):

Cómo se integran las rentas del ahorro en la declaración del la renta

Según la normativa actual, las minusvalías obtenidas por la venta de títulos se pueden compensar con ganancias patrimoniales de la base del ahorro, independientemente del plazo en el que se hayan generado las ganancias y pérdidas. Sin embargo, no se podrán compensar rendimientos negativos de la base del ahorro con ganancias patrimoniales, ni pérdidas patrimoniales con rendimientos positivos de la base del ahorro. Es decir, se limita la forma en la que se pueden compensar las pérdidas.

Es posible compensar las minusvalías en bolsa con las ganancias obtenidas en los cuatro años siguientes. Sin embargo, para poder ser consideradas en ese ejercicio pérdidas patrimoniales no se podrán haber comprado acciones de esa compañía en los dos meses anteriores o posteriores a la venta. El proceso básicamente permite ‘anular’ una ganancia en términos de IRPF con pérdidas de igual cuantía.

En la renta 2014 vs 2015

Y ahora que tienes claro el funcionamiento general de las acciones vamos a ver cómo tributan en la renta 2014, la que haremos en 2015 y en la que no se aplican los cambios de la reforma fiscal, que veremos más adelante.

La fiscalidad de las acciones en 2014 es diferente a la de 2015 en dos aspectos: la compensación de ganancias y pérdidas en función de cuánto tiempo se hayan tenido en cartera y los coeficientes de abatimiento.

Tal y como aparece en el cuadro anterior -sacado de la renta 2013 y aplicable a 2014, al hacer el IRPF 2014 sólo podrás compensar las ganancias obtenidas en menos de un año con las pérdidas obtenidas en menos de un año. Es decir, se tiene en cuenta el tiempo que un activo ha permanecido en tu cartera a la hora de aplicar la regla de compensación fiscal. En este sentido, se entiende que los activos a corto plazo, los que han estado menos de doce meses en tu poder, sólo podrán compensarse con otros que ha permanecido también menos de un año. Una vez superada esta barrera, se podrá compensar libremente sin importar el tiempo en cartera.

A modo de ejemplo, si has ganado 1.000 euros con acciones que han estado 6 meses en cartera, has perdido 50 con acciones que has tenido 13 meses, no podrás compensarla las ganancias con las pérdidas al ser de periodos diferentes. Esta regla desaparece para la renta 2015 donde no importa cuando tiempo haya permanecido un activo contigo para poder compensarlo.

El otro cambio tiene que ver con los coeficientes de abatamiento, que desaparecen en 2015 pero sí se aplican en 2014. En realidad, más que desaparecer, lo que ocurre es que a partir de 2015 se crea una bolsa de 400.000 euros para beneficiarse de esta ventaja -tranquilo, ahora te explicamos en qué consiste-. Una vez superada esa cantidad ya no podrás aplicarla.

Los coeficientes de abatimiento sólo se aplican sobre las acciones y cualquier otro patrimonio anterior a 1994. Las acciones que hayas comprado más tarde, por ejemplo en 1996, ya no se podrán beneficiar de esta ventaja que te permitirá pagar menos impuestos. En este sentido, cuando se vende con ganancias en relación al valor del bien en el impuesto sobre el patrimonio de 2005 bastará calcular la diferencia entre el precio de compra y el de venta hasta el 31-12-2015 y aplicar un coeficiente reductor del 25% por cada año de compra anterior a 1994 para dar con la ganancia exenta. Al hacer la renta tributarás por la diferencia entre el total y la ganancia exenta.

Por el contrario, cuando el precio de venta es inferior al valor del bien en el Impuesto sobre el Patrimonio de 2005 se aplicará un sobre la diferencia entre el precio de compra y el de venta un coeficiente reductor del 25% para dar con la ganancia exenta y, de nuevo, se tributará por la diferencia entre una y otra.

Estas son las tablas que debes aplicar:

Coeficientes de abatimiento aplicables en 2014

Y este es el resumen de cómo tributan los activos

Como calcular la ganancia patrimonial con los coeficientes de abatimiento

En el Impuesto sobre el Patrimonio

Las acciones también tributan en el impuesto sobre el patrimonio. De hecho, forman parte del patrimonio que debemos declarar en el Impuesto sobre el Patrimonio. Así, el dinero que tengamos invertido en bolsa se sumará al resto de bienes y derechos para determinar la base imponible.

Cómo tributan los dividendo

Los dividendos son una retribución que la empresa otorga a los accionistas bien en forma de dinero por acción, de acciones nuevas o de la opción para comprar acciones. Hay que pagar impuestos por estos dividendos en la declaración de la renta y su fiscalidad es una de las que cambia con la reforma fiscal de 2015. Los dividendos tributa, como las acciones, dentro de la parte de ganancias y pérdidas patrimoniales de las rentas del ahorro. Es decir, lo que has visto como ganancias y pérdidas patrimoniales también se aplicaría, lo que ocurre es que los dividendos no pueden dar pérdidas.

En la renta de 2014, los primeros 1.500 euros obtenidos vía dividendos están exentos de tributar y no habrá que pagar impuestos por ellos. Supongamos que has ganado en 2014 2.000 euros en dividendos, pues al hacer el IRPF sólo tendrás que pagar impuestos por 500 euros de dividendos. La cosa cambia en 2015 porque la reforma fiscal elimina esta exención y habrá que tributar por la totalidad de las ganancias obtenidas. Siguiendo con el mismo ejemplo, si en 2105 ganas 2.000 euros por dividendos, deberás pagar por todo ese dinero sin exenciones. Si quieres información más completa sobre los diviendos y su fiscalidad, puedes consultarla en este enlace.

¿Te ha parecido interesante? ¿Te ha quedado claro? Si es así ayúdanos a difundirlo compartiéndolo en tus redes sociales y, como siempre, si tienes cualquier duda ¡pregúntamos y trataremos de responderte!

 

Imagen superior –  Slavko Sereda en Shuttertock

Tags: , , , , ,

Categoría: Fiscalidad, Renta 2014, Renta 2015

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...

Comentarioss (8)

Trackback URL | Comments RSS Feed

Enlaces recibidos

  1. Fiscalidad de las acciones. Ejercicio 2010 | Mujer Inversora | abril 14, 2011
  2. Como tributan las opciones y futuros | junio 28, 2010
  3. Fiscalidad de los dividendos | diciembre 22, 2009
  4. Clubes de inversión | septiembre 22, 2009
  1. Ana dice:

    Buenas. Mi padre vendió unas acciones del Banco Pastor en octubre de 2011 por un valor de 1600€. Él las compró en los años 80.¿Cuál es la fiscalidad a tributar en Hacienda? Muchas gracias

  2. hastrakan dice:

    Tengo una duda, lo del 21% es para el total de los más de 6000 € de beneficios que obtengas en operaciones durante un año, o sólo es si obtienes en una operación más de 6.000 pero si en dos obtienes 5.000 se tributa al 19%.

    Gracias!

  3. Onofre Espinos dice:

    Tengo 23 años y vivo con mis padres. Mi padre me incluye en la renta para desgravarse. Si obtengo beneficios por la venta de acciones, la fiscalidad d e dichos beneficios influirá en lo que mi padre se desgrava?

  4. Antonio dice:

    Las perdidas patrimoniales en bolsa se pueden poner en la casilla 313 de la renta 2009

Deja un comentario


Logo FinancialRed