Ayudas al alquiler

| septiembre 19, 2011 | 3 Comentarios

España es un país donde predomina la compra de vivienda frente al alquiler. Para incentivar esta última opción existen diferentes ayudas al alquiler para los inquilinos, como los 210 euros para jóvenes, pero también hay subvenciones para el propietario. Os las contamos todas.

Dentro del plan para incentivar el alquiler de vivienda existen diferentes ayudas y subvenciones para quienes ponen su piso en alquiler y para quienes deciden efectivamente alquilarlo. En el caso de los primeros, es decir, del casero, los apoyos llegan en forma de dinero para reformas y acondicionamiento de la vivienda, protección ante inquilinos morosos y deducciones fiscales. Por su parte, el inquilino disfruta de ayudas directas para pagar el alquiler y de deducciones en el IRPF comparables a quienes compran una casa.

El Plan Estatal de Vivienda (ver documento) es en principio el que marca las ayudas que podrán percibir cada una de las partes, aunque también hay algunas subvenciones que no aparecen reflejadas en el mismo.

Ayudas al inquilino

Según recoge el Ministerio de Fomento, existen ayudas al alquiler de vivienda para quienes cumplan con los siguientes requisitos:

  • Inquilinos preferentemente jóvenes que no sean mayores de 35 años.
  • Ingresos familiares anuales no excedan de 2,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (ver dato). Conviene aclarar que estos ingresos se refieren a todas las personas que vivan en la casa, independientemente de que tengan o no relación de parentesco entre ellos.
  • La renta anual que deben pagar ha de estar entre  un mínimo de un 2% y un máximo del 9% del precio máximo para las viviendas protegidas para arrendamiento de renta básica.
  • La superficie máxima computable para la vivienda será de 90 m2 útiles.
  • Debe presentarse el contrato de arrendamiento para su visado.

La cuantía de la subvención estatal será de un máximo del 40% de la renta anual y siempre inferior a  2.880 euros anuales. La duración de las ayudas será de hasta 24 meses, siempre que se cumplan en todo momento los requisitos para percibirlas y no se podrán volver a solicitar hasta pasado un plazo de 5 años.

Estas ayudas pueden tramitarse en cada Comunidad Autónoma en el órgano competente en materia de vivienda, que generalmente son los Institutos o Sociedades de vivienda como en Madrid el Ivima, por ejemplo.

Renta básica de emancipación

Dentro de las ayudas por alquiler al inquilino existe la llamada renta básica de emancipación, que está dirigida específicamente a los jóvenes que desean abandonar el hogar paterno para establecerse por su puesta pero no disponen de medios o necesitan ‘un empujoncito’. Podrán solicitar esta ayuda los jóvenes entre 22 y 30 años con unos ingresos brutos que no superen los 22.000 euros anuales. Su duración es de 4 años y su cuantía es de 210 euros mensuales, además de un préstamo de 600 euros para la fianza y 120 euros para la tramitación de aval, en caso que fuese necesario.

Quienes deseen obtener la ayuda deberán, además, figurar en el contrato de alquiler y acreditar una vida laboral de más de seis meses o una fuente de ingresos durante ese periodo por lo menos.

Es importante apuntar que tanto la ayuda general como la de 210 euros tienen carácter de ganancia patrimonial a efectos de IRPF y por lo tanto deben incluirse en la declaración dela renta.

Ayudas fiscales al inquilino

Existen deducciones fiscales para los inquilinos en la declaración de la renta. Concretamente, quienes viven de alquiler pueden deducir con carácter general el 10,5% de las cantidades satisfechas por este concepto hasta una base máxima de 9.015 euros para las rentas inferiores a los 17.000 euros. Las personas con una base imponible superior a los 24.000 euros no podrán deducir por alquiler de vivienda. Esta deducción está disponible para todos los ciudadanos, independientemente de su edad, pero sólo para alquiler de vivienda habitual (ver concepto de vivienda habitual).

A la deducción de carácter estatal hay que sumar las que establezca cada Comunidad Autónoma y que pueden consultarse aquí.

Ayudas al propietario

Pero no sólo el inquilino recibe subvenciones. También existen ayudas para los propietarios generalmente destinadas a cubrir los gastos que supone alquilar el piso. En este sentido, quienes destinen una vivienda libre de su propiedad al alquiler podrán solicitar una ayuda de hasta 6.000 euros para pagar las obras de rehabilitación que tuviesen que hacer así como el coste de un seguro por impagos y desperfectos, en caso de que decidiesen contratar uno. Como es lógico, la cuantía de la ayuda dependerá del coste concreto de las obras y/o del seguro.

Para poder acceder a esta ayuda es necesario cumplir una serie de requisitos:

  • La superficie de la vivienda no podrá exceder de los 120 m2.
  • La vinculación al arrendamiento por un período mínimo de 1.25 veces los m2 útil/año.
  • El importe máximo anual a pagar por el el alquiler no excederá del 7% precio teórico máximo de la vivienda aplicado a una superficie de 90 m2.

Al margen de estas subvenciones directas, conviene recordar que el alquiler para vivienda está exento de IVA.

Ayudas fiscales al propietario

Por último, el propietario también puede aplicar deducciones en el IRPF a las cantidades obtenidas por el alquiler. Para empezar, existen una  reducción del 60% con carácter general que se puede aplicar a todos los alquileres destinados a vivienda habitual y que es del 100% cuando se alquila a menores de 30 años. Es decir, del dinero que se gana por el alquiler, sólo el 60% tributará.

Para calcular el beneficio del alquiler, habrá que restar al dinero obtenido una serie de gastos deducibles, que son en principio los costes que haya originado el alquiler, aunque se concretan en los siguientes apartados:

  • Intereses y gastos de financiación de los capitales invertidos en la adquisición o mejora de la vivienda.
  • Intereses y gastos de financiación de los enseres cedidos con la vivienda (mobiliario, calderas…).
  • Impuestos y tasas estatales que repercutan sobre la vivienda como es el IBI, las tasa por limpieza, recogida de basuras o alumbrado, por ejemplo, así como los gastos de comunidad.
  • Gastos por la formalización del arrendamiento.
  • Gastos por la defensa de carácter jurídico de la vivienda y su rendimiento.
  • Gastos de conservación y reparación.
  • Gastos de servicios y suministros.
  • La amortización del inmueble y los bienes que contenga (cerca del 3% del valor de construcción por el desgaste del mismo).
  • Gastos de administración, vigilancia, portería y otros servicios relacionados con la finca.
  • Las primas de contratos de seguro de la vivienda.

Esperamos haberos aclarado las diferentes ayudas por alquiler de vivienda que hay en todo el territorio nacional. Ahora sólo es cuestión de ponerse manos a la obra y aprovecharlas.

También te puede interesar:

Tags: , , , , ,

Categoría: Fiscalidad

Comentarioss (3)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Veronica dice:

    Hola,gano 500€ al mes y mi pareja esta en el paro,tenemos una hija en comun y pasa manutencion a otra hija que tiene,pagamos 400€ de alquiler,tenemos 28 años los dos,puede pedir la ayuda de alquiler?gracias.

  2. alberto dice:

    hola tengo 38 años y vivo de alquiler , me gustaria saber si puedo pedir ayuda de alquiler ya que supero la edad , estoy divorciado y pago una pension alimenticia a mi hija asique mis ingresos menguan con respecto a mi nomina mensual

  3. SIHAM dice:

    hola megustaria obtener la ayuda de los 210€por alquiler,y no se como es el tramiti

Deja un comentario


Logo FinancialRed